Os invito a insertar las coordenadas 25º 13′ 00″ N, 55º 09′ 00″ E en Google Earth. Lo que podéis encontrar en vuestra pantalla puede que sea una imagen ridícula o bien algo sorprendente, pero si te gustan los mapas, no te va a dejar indiferente: son las Islas del Mundo.

La aparición de las Islas del Mundo

Las Islas del Mundo son uno de los proyectos de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) situadas en la costa de Dubai, que tuvo su inicio en 2003. Se trata de la creación de 300 islas artificiales en el Golfo Pérsico para albergar numerosos resorts, hoteles y centros comerciales de lujo, que al mismo tiempo representan el mapa del mundo.

Para lograrlo, la empresa a cargo del proyecto, Nakheel Properties, empezó la construcción de las islas que serían puestas a la venta por un valor entre 15 y 45 millones de dólares.

La idea inicial era representar cada continente como una única isla, pero antes de que las obras comenzasen, el Jeque Maktoum bin Rashid Al Maktoum pensó que unas islas tan grandes no se venderían con facilidad, y por ello decidió fragmentar el diseño del mapamundi de manera que siguiese siendo reconocible.

1. Las Islas del Mundo vistas en Google Earth. Coordenadas 25º 13′ 00″ N, 55º 09′ 00″ E.

Como resultado, un archipiélago de 3,9 km² (55 km² si se incluye el espacio marítimo, casi tan grande como la isla de Manhattan) creado con rocas y arena aumentaría la playa de Dubai en 112 km y le convertiría en uno de los centros turísticos más lujosos del planeta.

A ojos de su creador, el Jeque Al Maktum, era una idea magnífica. Sin embargo, pronto empezarían a plantearse agunos problemas en la viabilidad del diseño.

Desafíos del proyecto

La erosión marina

Dado que las islas estarían formadas por roca y arena, su vulnerabilidad ante la erosión debida a la exposición del oleaje requería de la construcción de un gigantesco rompeolas de 25 km de longitud.

Este rompeolas no podía superar los 2 metros sobre el nivel del mar, de manera que los residentes de las islas pudiesen encontrar el horizonte despejado para contemplar las aguas del Golfo Pérsico. Por eso los ingenieros diseñaron un sistema de gradas desde la base del espigón para reducir la energía de las olas hasta que llegasen a la superficie.

Para añadir más presión, uno de los puntos críticos en la fase de construcción es el shamal (‘norte’ en árabe), un fuerte viento de componente noroeste que azota las aguas del Golfo especialmente durante los meses más cálidos. Por este motivo, las obras tuvieron que ejecutarse con gran rapidez, a fin de evitar el fuerte oleaje que trae consigo este viento y proteger las islas.

La falta de arena

Increíble pero cierto. Dubai está rodeado de arena, y no sólo Dubai, si no toda la Península Arábiga. Entonces, ¿dónde está el problema?

Simplemente la arena del fondo marino y la del desierto no son iguales. La arena del desierto suele ser más uniforme (entre 0.1 y 1 mm) que la del fondo marino, que incluye partículas de origen animal y/o vegetal. Para la compactación de las islas es necesaria la arena del fondo marino.

2. Vertido de material dragado para la creación de las islas mediante el método rainbowing. Fuente: procedimientosconstruccion.blogs.upv.es

Al principio las dragas recogían la arena en las proximidades de la costa de Dubai, facilitando el transporte a las Islas del Mundo, a tan sólo 4 km de distancia. Pero después de un año, la materia prima empezó a escasear y tuvieron que adentrarse cada vez más en el Golfo Pérsico, incrementando así el tiempo y el combustible empleado para esta fase del proyecto.

El estancamiento del agua

Una de las consecuencias de cercar el archipiélago era la disminución del flujo de las corrientes marinas y, por lo tanto, el estancamiento del agua. Esto ocasionaría graves e irrecuperables daños para la ecología submarina.

La densidad de las islas es tal que el agua no se renueva con la frecuencia esperada de 4 días, si no que necesitan de 8, especialmente en el centro del archipiélago, donde la agrupación es mayor.

La oferta de las islas paradisiacas rodeadas de agua cristalina no sería posible a menos que se encontrase una solución. Afortunadamente, este inconveniente ya se había presentado en anteriores proyectos de construcción de islas artificiales, precisamente en Dubai: se trata de las Islas Palmera (Palm Islands).

3. Costa de Dubai, con las Islas Palmera y las Islas del Mundo. Fuente: geology.com

El equipo de diseño descubrió que dar más profundidad a los canales que discurren entre las islas aceleraría la circulación del agua y reduciría el tiempo que tarda en renovarse por completo, como así confirman sus simulaciones.

Pero además era necesario abrir otra brecha en el espigón que rodea el archipiélago, concretamente en el lado noroeste, el lado que encara las tormentas y donde la preocupación por el shamal es mayor. Para evitar que el oleaje irrumpiese a través de esa nueva brecha, los ingenieros solaparon el rompeolas delante de la abertura, lo que permitiría renovar el agua del archipielago en dos días.

La pesadilla logística

Una vez la creación de las Islas del Mundo estuviese finalizada, habría que resolver la incógnita del abastecimiento en las propiedades de lujo. Aspectos como el agua potable, la electricidad, y el transporte se volvieron un quebradero de cabeza para los promotores.

Un grupo de inversores irlandeses, entre los que figuran Andrew Brett y Raymond Norton, tenian la amibiciosa idea, por no decir descabellada, de recrear los típicos parajes de Irlanda en su isla homónima: verdes praderas con sinuosas colinas, calles, pubs y edificios de arquitectura tradicional, e incluso replicar la Calzada de los Gigantes a pequeña escala. Nada que el dinero no pueda conseguir, debieron pensar.

4. La Calzada de los Gigantes en Irlanda del Norte. Fuente: visitbelfast.com

Sin embargo, la conexión de las islas con la ciudad de Dubai era más preocupante.

Se diseñaron cuatro rutas de ferrys que conectaban con diferentes partes del archipiélago (Japón, Islandia, Acapulco-Panamá y el Polo Sur), que a su vez servirían de nodos de transporte desde donde desplegar varias lanzaderas hacia las diferentes islas.

(Aquí tenéis un enlace para ver el mapa completo con todos los nombres de las islas).

También se calculó que serían necesarios 400 taxis acuáticos y 20 transbordadores, sin incluir las embarcaciones privadas, lo que añadía más complicaciones al proyecto y alejaba a los inversores.

Finalmente, en 2009 la empresa promotora Nakheel Properties entró en dificultades financieras y la obra quedó en suspensión indefinida hasta el dia de hoy. Mientras, el tiempo pasa y según algunas fotografías tomadas las islas se están hundiendo.

Un arrecife artificial

A pesar de todas las dificultades y la paralización del proyecto aún se puede hacer una lectura positiva.

La preocupación inicial sobre la conservación del medio marino propició que los materiales de construcción de las islas fuesen lo más naturales posibles, y por eso el Jeque ordenó que sólo se utilizasen rocas y arena. Nada de hormigón y acero.

Sorprendentemente, la construcción del rompeolas con bloques de roca en un lugar donde el fondo marino era una explanada arenosa, favoreció el asentamiento de nuevas especies animales en un hábitat más estable. Las grietas, cuevas, y aberturas proporcionan un lugar de protección para muchos seres vivos.

De este modo, lo que originalmente fue erigido como barrera de protección para evitar la erosión de las islas se convirtió, además, en un arrecife artificial donde la vida marina podía prosperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.